Canal de Isabel II

Agua de Madrid

  • Objetivos: Mejora en los conocimientos del idioma inglés a los trabajadores de la Empresa
  • Alcance: Formación en inglés realizada en nuestras propias instalaciones en Madrid
  • Logros: Mejora Contínua a través de evaluaciones y análisis de los alumnos

Programa de formación en Inglés de alta calidad dirigido a personal de la empresa…

Aunque se hicieron diversos proyectos para abastecer de agua a la capital desde mediados del siglo XVIII, no es hasta 1848, cuando fue definitivamente aprobada la memoria de un proyecto provisional del abastecimiento con aguas del río Lozoya. El proyecto estaba redactado con tal previsión que era más que suficiente para abastecer a una población doble de la que existía. Aunque parecía algo fantástico para la época, tenía, en realidad, tal visión de futuro que en la actualidad siguen funcionando parte de las instalaciones originales. El 18 de junio de 1851, siendo Reina de España Isabel II, se dictó el Real Decreto, refrendado por Juan Bravo Murillo, presidente del Consejo de Ministros en esos momentos, en el que se disponía que el Gobierno realizara la ejecución de los trabajos a través de un canal derivado del río Lozoya, que llevaría el nombre de Canal de Isabel II en honor a la soberana, verdadera promotora del proyecto.

La primera llegada de las aguas, calle San Bernardo. La primera piedra de las obras en la presa de captación, denominada «Pontón de la Oliva», fue colocada el 11 de agosto de 1851 por Francisco de Asís de Borbón, el Rey Consorte. Siete años más tarde, y tras el importante impulso que supuso para el proyecto el paso de Manuel Alonso Martínez por el Ministerio de Fomento, el 24 de junio de 1858, tuvo lugar la inauguración oficial, en la calle ancha de San Bernardo, de la llegada de las aguas a Madrid. Las numerosas infraestructuras hidráulicas creadas por el Canal de Isabel II desde entonces en la Comunidad de Madrid le permitieron, en 1977, convertirse en una importante empresa publica con garantías de éxito en la gestión del agua. En 1995 el Canal de Isabel II se convirtió, además de gestora de agua en Madrid, en adjudicataria del Servicio de Aguas de la Ciudad de Cáceres. En julio de 2010 finaliza la Concesión Administrativa del Servicio de Aguas de Cáceres, revirtiendo nuevamente el servicio al Ayuntamiento.

El Canal cuenta actualmente con 14 embalses, que tienen una capacidad máxima de almacenamiento de 946 millones de m³. El más grande de ellos es el Embalse de El Atazar, con una capacidad de 425 millones de m³, lo que representa el 45% del total del agua embalsada por el Canal. En tamaño le siguen el embalse de Valmayor (124 millones de m³) y el de Manzanares el Real con 91 millones de m³. Asimismo, la empresa dispone de 77 instalaciones de captación de aguas subterráneas con seis zonas de extracción que incorporan los recursos extraídos de los acuíferos a las grandes conducciones y depósitos del sistema general de abastecimiento. El agua con el que se abastece la región de Madrid ya tiene, en su origen, una excelente calidad. El Canal incrementa esta calidad en las trece Estaciones de Tratamiento (ETAP) de las que dispone, asegurando que el agua es apta para el consumo humano, cumpliendo con los requisitos exigidos por la legislación vigente en materia de calidad del agua de consumo. Para cumplir con estos requisitos, la Empresa cuenta con un Laboratorio Central de Aguas, dotado de las más modernas tecnologías, y de 30 Estaciones de Vigilancia Automática (EVA) que realizan el muestreo y análisis en tiempo real del agua en todos los puntos neurálgicos de la red de abastecimiento. Para asegurar el abastecimiento de agua en la Comunidad de Madrid, el Canal cuenta con 22 grandes depósitos y 240 de menor tamaño, así como con 18 estaciones de elevación que permiten el abastecimiento a las zonas más altas de la Comunidad. En la actualidad, la red de distribución está formada por más de 14.500 kilómetros .

AULA INTERCULTURAL tiene por objeto impartir un programa de formación en Inglés de alta calidad dirigido a personal de la empresa. La acción formativa se desarrolla con éxito en algunas de nuestras oficinas en Madrid, gestionando también la subvención de la Fundación Tripartita. El contrato tiene una duración prevista de 3 años.

Ir a la barra de herramientas